Por la experiencia que tenemos como instalador de calderas en Alicante sabemos que hay averías que se producen en las calderas con más frecuencia que otras. Por eso es importante saber en qué consisten para poder detectarlas y así buscar una solución lo más rápida y efectiva posible.

Aunque pueda parecer una obviedad en más de una ocasión ocurre que la caldera chispea, pero no llega a encenderse. En estos casos, lo primero que se debe hacer es asegurarse que la llave de paso del gas esté correctamente abierta y que el contador está en perfecto funcionamiento. Una de las averías más frecuentes por las que los clientes tienen que recurrir a un especialista es la ausencia de agua caliente. Normalmente lo que ocurre es que la sonda de la temperatura sufre algún problema y aunque la caldera hace el esfuerzo por encenderse, no lo consigue. En estos casos, lo mejor es no manipular la caldera por tu cuenta y dejarlo en manos de profesionales.

Cualquier instalador de calderas en Alicante te explicará que una de las averías más peligrosas es cuando la salida de humos no funciona como debería y se obstruye. La caldera emitirá una señal de error avisando de lo que ocurre y no lograrás que se encienda. El problema es que la acumulación de gases si la caldera siguiera funcionando haría que ésta explotara. 

Si estás pensando en cambiar la caldera, lo mejor es que consultes con buenos profesionales como el equipo que formamos en Seimar Confort y te asesoraremos sobre la caldera que mejor te conviene