La seguridad en tu caldera está íntimamente relacionada con el uso de repuestos Ferroli. De hecho, la calidad de todas las piezas y materiales que participan en el funcionamiento de estos aparatos influye claramente en dicha seguridad.

Una caldera es un recipiente cerrado, que contiene un quemador de gas o electricidad para calentar agua. Las calderas Ferroli deben contar con repuestos Ferroli perfectamente adaptados, con el fin de que la seguridad en el funcionamiento de los aparatos sea óptima, al igual que su eficacia.

Cuando un aparato de este tipo se pone en marcha, el vapor que genera da lugar a una presión determinada. Esto es motivo de un cierto nivel de riesgo, porque cada elemento, de forma individual, puede generar como consecuencia de su deterioro, una liberación espontánea del vapor o una explosión del líquido inflamable que mantiene encendida la caldera.

Por eso es importante vigilar su buen funcionamiento y evitar riesgos adicionales como, por ejemplo, tener objetos o materiales inflamables en el mismo lugar donde está ubicada la caldera.

Además, es importante que personas especializadas revisen el aparato de forma periódica, para evitar el deterioro de piezas tan importantes como, por ejemplo, la válvula que equilibra el nivel de presión de vapor.

El mantenimiento de las calderas debe estar encaminado a asegurar una correcta combustión, evitar fugas, garantizar el correcto funcionamiento de los dispositivos de seguridad, vigilar el descascarillado de los materiales o evitar cualquier otra cuestión que suponga un riesgo potencial del uso de la caldera.

Solo profesionales autorizados pueden realizar estas tareas de mantenimiento periódico y reparación en caso de avería o sustitución de repuestos.

En Seimar Confort contamos con todo lo que necesita tu caldera para un correcto y seguro funcionamiento. Tenemos los profesionales adecuados, que vigilarán del buen funcionamiento de la instalación y, además, proveemos los repuestos originales de la marca.