Uno de los problemas más habituales, hasta el punto de provocar averías que tenemos que solucionar en el servicio técnico de calderas en Alicante, es el de la presión de agua en las calderas, uno de los tres pilares básicos de este tipo de aparatos junto, claro está, con el suministro eléctrico y el combustible del que se valga para su funcionamiento.

La teoría y lo que decimos los expertos de Seimar Confort es que la presión adecuada en una caldera en frío y la bomba en estado parado es de 1,2 bar con un margen del 25%. Tanto por encima como por debajo, los valores ya no serán los correctos, y la caldera puede dejar de funcionar, por los motivos que vamos a exponer.

Por debajo de esos valores recomendados, es muy posible que la caldera no se ponga siquiera en funcionamiento, como medida de seguridad de la misma, para evitar un sobrecalentamiento y que se pueda dañar. En estos casos, el síntoma inequívoco de que esto está ocurriendo es un ruido en el circuito de la calefacción y la bomba de la caldera.

Por su parte, cuando en el servicio técnico de calderas en Alicante nos dicen que el problema es que la válvula de seguridad se está abriendo para liberar presión, el motivo será que la presión de agua está por encima de los valores recomendados por los fabricantes. Y en cuanto a los motivos de este problema, son diversos: puede deberse a que el usuario la haya cargado de más, por una sobrepresión ajena a él debida al deterioro de los componentes que la regulan, de ahí la importancia de las revisiones periódicas, o incluso por una sobrepresión por hidrólisis.