Con el paso del tiempo todo se va deteriorando. Y las calderas no son una excepción. Como expertos en la reparación de calderas en Alicante hemos tenido que hacer todo tipo de arreglos. En ocasiones, sin embargo, lo más rentable es optar por un nuevo aparato. Y de eso es de lo que queremos hablar precisamente en esta nueva entrada del blog.

La duración de una caldera depende de muchos factores. Desde la instalación hasta la calidad de las piezas o, por supuesto, el uso que se hace de ella. Hay calderas que funcionan perfectamente a los 30 años de haber sido instaladas.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que cada vez se fabrican unos aparatos más eficientes. Eso quiere decir que, aunque una caldera dure 30 años, el consumo que esta haga es probable que supere claramente a un nuevo aparato.

Para una mayor duración es necesario que haya un mantenimiento adecuado de forma periódica. De ese modo podremos detectar cualquier fallo en cuanto se produzca y buscar una rápida solución.

Por supuesto, las reparaciones frecuentes son una clara muestra de que algo está empezando a fallar. En ocasiones no resulta rentable gastarse determinada cantidad de dinero en reparar un objeto con muchos años.

No obstante, antes de decidir si te conviene más una nueva caldera o colocar un recambio, te aconsejamos que hables con unos profesionales para que puedan revisar tu caldera a fondo. Y para eso puedes hablar con el equipo de Seimar Confort.

Nuestra empresa está especializada en la reparación de calderas en Alicante. Somos servicio técnico de la marca Ferroli. No dudes en hacernos cualquier consulta.