Es conveniente saber que para garantizar el correcto funcionamiento de una caldera se necesita cumplir con unas revisiones periódicas básicas. Para así evitar tener que adquirir en un imprevisto repuestos Ferroli.

Los repuestos Ferroli dependen mucho del tipo de caldera para el que vayan destinado, pero no tienen un precio elevado y con su correcta conservación mantienen una durabilidad importante.

Por ello, a continuación, te explicamos cada cuánto es importante realizar las revisiones pertinentes según el tipo de caldera:

Aquellas de Gas en formato bombona o depósito:

Aunque no requiere de una inspección específica, se recomienda realizar una revisión aproximadamente cada 5 años.

Aquellas calderas de mural individual (hasta aproximadamente 70 kW):

Al igual que la anterior, no es necesario realizarle una inspección específica, pero lo conveniente es que se haga una revisión cada 2 años.

Calderas de pie individual de gas (hasta aproximadamente 70 kW):

Es imprescindible llevar cuidado con ellas y revisarlas cada año para poder evitar posibles anomalías o fallos.

Aquellas que son de gas canalizado:

Tampoco es necesario que pase por inspección. La ley del Real Decreto 919/2006 ha establecido que debe revisarse y pasar proceso de mantenimiento cada 5 años como máximo.

En cuanto a los calentadores de gas:

No es necesario una revisión ni tampoco una inspección específica. Pero lo que sí es importante es no saltarse su mantenimiento cada aproximadamente 5 años (a partir de las que son iguales o menores de 24,4 kW).

Lo que sí hay que tener en cuenta es un detalle: fijarse en que sean las propias empresas instaladores o profesionales del sector los que realicen dichas inspecciones o revisiones de mantenimiento para garantizar la mayor calidad del servicio.

En Seimar Confort, somos expertos en la materia y nos preocupa no solo tu seguridad sino la de los tuyos. Pregúntanos sin compromiso, te esperamos.