Calderas de condensación, sinónimo de eficiencia

Calderas de condensación, sinónimo de eficiencia

Como empresa especializada en calderas y distribuidora de repuestos Ferroli queremos volver en este post sobre el tema de la eficiencia energética. Algo que podemos alcanzar con uno de nuestros modelos estrella: las calderas de condensación. 


Como ya comentamos en entradas anteriores, el punto fuerte de las calderas de condensación es que aprovechan la energía obtenida por la condensación del vapor de agua, el calor latente, para pre-calentar el agua de entrada al equipo. Al contrario de lo que pasa en las calderas convencionales, en las de condensación el calor residual se aprovecha. En consecuencia. el rendimiento aumenta hasta valores superiores al 100%. En las calderas de condensación de SEIMAR CONFORT, el calor se transmite en tres fases: combustión del gas, conducción-convección y condensación-convección. En esta última se produce un cambio de estado del vapor de agua contenido en los humos. Cuanta más condensación haya mayor será el rendimiento energético de la caldera. 


Por razones de seguridad, el combustible que se utiliza no puede contener azufre. Se usa gas natural o GLP (gas licuado del petróleo). El PVC es otra buena alternativa. En estas calderas ha de haber un ventilador que facilite la extracción de los gases evacuados tras la combustión. La cadera ha de controlar además la cantidad de aire de combustión. Recuerda que los productos de la condensación deben ser evacuados. En calderas con una potencia superior a 70 kW es necesario tratar estos condensados para neutralizar su acidez. Como expertos en repuestos Ferroli te recordamos por último que para prevenir brotes de legionela, las temperaturas de impulsión tienen que ser altas, de entre 80 y 60ºC.

haz clic para copiar mailmail copiado